Hiperplasia Benigna

Miércoles, 1 Octubre   

Dentro de la hiperplasia benigna, hace unos años sólo existía la cirugía abierta, que, suponiendo que la próstata sea una naranja, implicaba quitar los gajos y dejar la cápsula. Y se mantiene la función. En la cirugía endoscópica, a través de la uretra, del conducto de la orina, se hace lo mismo: quitar los gajos, pero sin necesidad de abrir la cavidad abdominal. Y hoy día también disponemos del láser, que ha supuesto una revolución.


Tags: ,